domingo, 25 de diciembre de 2011

El Tránsito en la Ciudad

Diariamente la ciudad de Resistencia, Chaco, exhibe un paisaje urbano cada vez más diferente al de años anteriores. Los habitantes de esta importante ciudad del nordeste argentino, tienen en los diferentes medios de transporte a su disposición, el vínculo inevitable y necesario para cumplir con aquellas obligaciones que sus vidas demandan. Automóviles, transportes públicos (taxis, colectivos) y el boom de los últimos años la motocicleta, forman parte del menú mecánico que el ciudadano tienen a su disposición.
Indudablemente todos ellos generan un complejo problema de congestionamiento en calles y avenidas de la ciudad, algo que las distintas administraciones de los últimos 20 años no han podido ni siquiera idear un bosquejo de solución posible. Un articulo publicado en un diario local titulado “el Chaco en dos ruedas”, brinda importantes datos en los cuales refleja la impresionante incorporación de 150 motos nuevas por día al transito urbano. Basta con realizar simples multiplicaciones para comprender la gravedad del problema que se avecina, mucho más, si tenemos en cuenta que si las cifras se siguen manteniendo (en el mejor de los caso), calles y avenidas se verán notoriamente colapsadas a tal punto que habrá que ir pensando en soluciones como los modelos de México, China y Brasil entre otros.
Este cóctel de medios de transporte trae además otras consecuencias, como ser contaminaciones visuales y auditivas que a la postre perjudica notoriamente la salud del ciudadano. Calles ruidosas, desobediencia de los peatones y la ausencia y/o poca eficiencia de un sistema de ordenamiento de transito, señales, semáforos, etc, configuran el panorama diario de una ciudad en constante crecimiento.

Esquina Av. 9 de Julio y Frondizi


La Moto, “la elegida”

Imágen típica (foto:Diario Norte)

El crecimiento notable del parque de motocicletas en la ciudad de Resistencia, no hace más que dejar en evidencias las preferencias de los habitantes por un elemento que haga su traslado lo más rápido y fácil posible. Una medida que ha contribuido de manera más que efectiva al incremento de las motos, es sin duda alguna, el acceso al crédito “fácil” por parte de aquellos ciudadanos que antes se les hacia difícil contar con requisitos que las concesionarias respectivas solicitaban. Con solo pagar la cuota inicial, cualquier ciudadano del chaco puede contar con un motovehículo en cuestión de segundos. Ahora, esta preparada la ciudad de Resistencia para contener semejante incorporación a sus ya colapsadas calles y avenidas? La primera respuesta a juzgar por lo que se ve diariamente, NO. Como datos negativos que respaldan lo anterior, podemos citar que el 84,5 por ciento del total de accidentes producidos en el período agosto - diciembre de 2009, pertenecieron a motociclistas. Cifras que obviamente han ido en aumento hasta el día de hoy. Más preocupante todavía es que de ese total de accidentados, sólo el 13,7 por ciento llevaba puesto el casco como medida de seguridad. La mayoría de las personas accidentadas rondan entre los 18 a 35 años de edad. Pese a estos números el parque de motovehículos ha ido en creciente aumento.
Recientemente pudo conocerse que a mitad del año 2011 ya se patentaba en todo el territorio un promedio de 3.532 motos mensuales (un seis por ciento del total del país), un 60 por ciento respecto de igual mes del año anterior, lo que verifica un fuerte impacto en la demanda de motovehículos y una importante evolución con relación a años anteriores.
En la región del NEA la provincia que mayor inscripción de motos obtuvo fue el Chaco, con el 37 por ciento de participación, seguida de Corrientes, Misiones y Formosa respectivamente. Del total país, el Chaco se ubica como la quinta provincia que mayor cantidad de motocicletas patentó. Lo cierto es que uno de cada diez chaqueños compró motos en los últimos cuatro años.



La Situación del ciclista


La bicicleta represento durante mucho tiempo, el medio exclusivo de movilidad para el ciudadano medio ó de escasos recursos. Las bicicletas colmaban las calles de la ciudad como modelo de transporte más económico y menos peligros (a priori) que el que hoy ostenta la motocicleta, Las veredas céntricas aparecían repletas de ellas, lo que llevo a disponer de los clásicos bicicleteros para su estacionamiento, algo que hoy parece ir yendo hacia una lenta agonía. Para dar una idea simple, en la ciudad de Resistencia según datos extraoficiales, existe por cada 10 motocicletas circulando, existe 1 bicicleta.
La coyuntura, tanto social como económica, de los últimos años, ha llevado al ciclista de ayer a transformarse en el motociclista de hoy, con los consecuentes cambios y consecuencias que esto genera, no solo en cuanto a su propia seguridad, sino también al efecto que provoca en los demás ciudadano.
La “bici”, con su desplazamiento mas lento, le aportaba (incluso lo hace todavía) al ciclista una mirada diferente del entorno a lo largo de su recorrido. Esto influye obviamente en las relaciones y practicas sociales que todo individuo desarrolla y necesita para vivir. El contacto con el vecino, el amigo y esa interacción con el medio ambiente es decididamente distinto, más cercano, sin la vorágine y el vértigo que lleva la velocidad de un automóvil ó una motocicleta. Los recorridos son apreciables de una manera muy distinta al punto de un disfrute que colma el grado de satisfacción posible. Fernando Díaz Terreno en su articulo "La vuelta al barrio en ochenta mundos",publicado en Cafe de las Ciudades, profundiza aún más la importancia de esta relación, diciendo “…la función social de una movilidad alternativa como la de las bicicletas públicas es más evidente en la escala del barrio". La “bici” vincula escenarios cotidianos, puntos de referencia - escuela, mercado, plaza, bar, ciber, etc.- y visibiliza espacios degradados, resituándolos en el mapa mental de vecino, ampliando así el mundo barrial conocido configurando, en palabras de de Certeau, “un relato de viaje, una práctica del espacio” (2007:128). Aquí yace un plusvalor de la movilidad alternativa en el espacio barrial: el reforzamiento de las identidades locales, a partir de poner a disposición lugares estructurados por recorridos diarios, sea por trabajo, consumo, paseo, o incluso como forma elemental de turismo cultural”.
Para que en la ciudad de Resistencia pueda darse el uso de la bicicleta en las condiciones que lo expresa el texto antes citado, es imperiosamente necesario ciertas condiciones de viabilidad y seguridad que permitan al ciudadano que opte por este medio de transporte, poder desplazarse con total tranquilidad y comodidad, sobre todo dentro del casco céntrico de la ciudad. En el país como en otras tantas ciudades del mundo existen organizaciones que promueven decididamente el uso de la bicicleta en reemplazo del automóvil fundamentando en sus posturas, la “insostenibilidad del uso del automóvil en las ciudades”. “Masa Crítica”, “Bici Critica” ó “Conbici.org”, son solo algunas de ellas y mediante la difusión en sus espacios alientan, mediante unas series de actividades, al uso de la bicicleta sobre todo por razón ambientales. De esta manera se trata de concientizar al ciudadano sobre las ventajas de volver al uso de aquel medio e transporte económico y sustentable.
Entre otros ejemplos llevados a la práctica que podemos mencionar, se encuentra el programa que puso en marcha el gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires denominado “Mejor en Bici”, “Muévete en Bici” en la ciudad de México ó “Valencia en Bici, propuesta 2012” en España.
Sin duda algunas las actividades que estas organizaciones y programas puestos en marcha tienen sus falencia ó ajustes a realizar para una óptima implementación y ejecución, pero lo importante es que se comience por “hacer algo” para de a poco ir solucionando el enorme problema que significa el transito en una ciudad en estos tiempos. Sin lugar a dudas para que esto se pueda llevar adelante es necesario que las infraestructuras viales de la ciudad (Resistencia en este caso) estén preparadas para el uso de cualquier medio de transporte, mucho más, para el caso de la bicicleta. Reglamentaciones adecuadas, sistemas de señalizaciones visibles, circuitos de bicisendas bien determinadas, sistemas de semaforización tanto vehicular como peatonal en perfecto funcionamiento y coordinación, son algunas de las medidas por las cuales se puede comenzar a gestionar y ejecutar para un mejor ordenamiento del tránsito. Si tomamos en cuenta las cifras citadas anteriormente, en el cual queda reflejado la preferencia del ciudadano resistenciano por la motocicleta, queda más que claro que la elección por un transporte ecológico, práctico y sustentable como la bicicleta, parece hoy más una utopía que una realidad futura.

Esquina de Av. Alberdi y Julio A. Roca

El Automovilista

El automóvil, ya desde hace 10 años, ó más, se ha transformado en uno de los elementos indispensables del paisaje urbano, ese al cual ya ni se lo nombra, pues se sabe que siempre esta. La posibilidad que en la ciudad de Resistencia haya más población automotriz que humana parece ser ya un hecho consumado. Un dato revelador a nivel nacional refleja que en el mes de septiembre el patentamiento de autos cero kilómetro de la Argentina superó la cifra del año pasado, por 20 mil vehículos, en el mismo mes. Durante el mes de Diciembre de 2011, en la Provincia del Chaco, se vendieron 9.185 autos, solo superada por Corrientes (primera provincia con más ventas en la región) con 12.993 vehículos vendidos en 2010, algo así como el 171% más que en el año 2009. Como dato complementario y que suma a la hora de engrosar la estadística, tenemos el impresionante número de 1.800.000 automóviles usados vendidos durante el año 2011. El fenómeno de adquisición de automóviles no se compara con el ocurrido con las motos, sobre todo tratando de un bien por el cual, el poder adquisitivo necesario para su compra, es notablemente diferente. De todas maneras al igual que la moto, el automóvil cuenta con un agravante preocupante, el espacio necesario para su estacionamiento. La inmensa cantidad de rodados que diariamente transitan por la ciudad no encuentran lugares óptimos para su descanso momentáneo, sobre todo uno que reúna las características en cuanto a niveles de seguridad. En el microcentro casi no abundan lugares en los cuales diseñar, ubicar y/o proponer estacionamientos cubiertos para la mayor parte de vehículos que circulan, teniendo como inevitable consecuencia el estacionamiento al aire libre y hoy, “medido”.
El transporte público de pasajeros (ómnibus), al que le dedicaré un articulo especial debido a lo complejo de situaciones que en el se reúnen, contiene algunas situaciones que decididamente influyen en el colapso del transito diario de la ciudad y que son dignos de ser mencionados, aunque más no sea brevemente. Muchos de los recorridos de casi todas las líneas abarcan el acceso al microcentro, muchas de ellas se detienen en las mismas paradas (existen hasta 5 líneas en algunas de ellas), otras mal ubicadas, conductores impacientes por el cumplimiento fiel del horario, usuario que opta por detener al vehiculo en cualquier lugar menos donde deber ser, poco ó nulo respeto por las señalizaciones de lo carrilles (donde las hay), son solo algunas de las innumerables situaciones que pueden describirse.

Esquina Av. 9 de Julio y Frondizi

El Compromiso

Todos los actores de una ciudad, Gobiernos, Universidades, Organizaciones Sociales, Religiosas y Culturales, tienen como objetivo (o deberían tenerlo), cada uno en su rol y con sus herramientas, contribuir al desarrollo de una ciudad mejor, justa, equitativa, ordenada y ambientalmente sustentable. El sistema de transporte es importantísimo en la vida de los ciudadanos como para andar observándolo como si fuera un hermoso paisaje ó deambulando en improvisaciones y soluciones mediáticas e ineficaces. Normas de Tránsito efectivas, penas efectivas al infractor por su incumplimiento, premios para aquel que cumple las normas, diseño de un recorrido del transporte publico, seguro, eficaz y rápido, son algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo si tenemos el ímpetu y las ganas de lograr encausar el desorden del transito de la vida urbana. La seguridad de los ciudadanos esta en juego en cada decisión que se toma al respecto y debe hacerse con el máximo de responsabilidad y seriedad posible. A nosotros, los ciudadanos nos caben la responsabilidad del respeto al orden en el cual estamos insertos como integrantes de una sociedad madura. No abusar de lo atributos, derechos y obligaciones que tenemos como tales, termina siendo un deber al cual no debemos renunciar.

Fuentes de interés:
http://www.redciudadesclima.es/b
http://www.ciudadesporlabicicleta.org/
http://www.conbici.org/
http://www.tuverde.com
http://mejorenbici.buenosaires.gob.ar/
http://www.cafedelasciudades.com.ar
http://www.diarionorte.com
http://www.lavoz.com.ar
http://masacriticargentina.com.ar/
http://bicicritica.ourproject.org/
www.ciudadesporlabicicleta.org

1 comentario:

  1. gracias por exponer esas fuentes d einformacion me serviran par ami tesis

    ResponderEliminar